sábado, 21 de febrero de 2015

Lo prometo pero no lo cumplo.

¿Cómo pudiste hacerle algo así? No lo entiendo, le prometiste que no eras como los demás y un día le hiciste lo mismo que su ex. Dices ser un tipo que cumple sus promesas, díme una cosa... ¿Cuántas promesas has cumplido?
Déjame decírtelo yo... ninguna, repito, ninguna promesa has sido capaz de cumplir a lo largo de tu vida.

No sé cómo alguien puede llegar a perder el tiempo contigo, de verdad te lo digo. Tienes algo perfecto y frágil en tus manos y de un día para el otro lo rompes y lo pierdes. Y no vale con un “perdóname" tampoco vale un “soy tonto por dejarte escapar".

Eres un completo inútil, joder, fracaso tras fracaso pensando “con ella todo va a ir bien, ya veras" díme ahora mismo ¿Ha ido bien? Vaya, parece que no, ¿no?

De que te sirve ponerte así si fue tu culpa nada más ni de nadie más. Has dicho y has sentido cosas que nunca pensabas decir ni sentir. Espero que esto te sirva de lección para que aprendas a actuar de una forma mejor. Voy a dejarte solo contigo mismo para que te des cuenta que tu interior se perdió en los más oscuros recovecos.

Pobre inútil... Míralo ahí tirado en su esquina llorando por las chica de sus días, por la voz más bonita, por la foto pérdida, por la conversación borrada, por los días hablados. Todo esto te pasa por no cumplir tu puta promesa, el destino te lo devuelve por ser un mentiroso.

Victoria comprada.

Prometiste no hacerlo, joder, lo prometiste. ¿Ahora que vas a hacer? ¿Vas a quedarte como un tonto llorando?

¡No! Esta vez no, seré fuerte aunque las lágrimas salgan de estos ojos marrones que poco a poco se convertirán en negros. Terminaré por dejarme los nudillos en mi pared otra vez, dejaré de ser feliz por mi estupidez, perderé la costumbre de sonreír, perderé mis días soleados por mis días grises.

Llevaba tiempo sin volver a sentir lo que es el amor, el sentir el cariño de una persona, el saber que a alguien le importaba. Siento que he perdido parte de mis días por intentar ser feliz, me centre en lo que siempre digo “Primero tu felicidad y después la de los demás" tonto, tonto y tonto.

Que me siento desgarrado por dentro, me siento perdido, me siento desvanecido, lastima de mi ser que tan sólo puede ser feliz con una mujer. Estoy confundido, roto, triste, sin razón, sin motivos...

¿Por qué término así? Porque eres un completo inútil que no sabe hacer las cosas bien, lo haces todo mal y te crees que lo haces bien, pero en el fondo sabes que no. Eres un completo inútil en un mundo donde los más hábiles consiguen lo que quiere, donde los más fuertes luchan por superarse, donde los negativos intentan ser positivos.

Te crees que por pensar como alguien no acorde con tu edad eres mejor, pues no, nunca será así. Créeme que te hablo desde tu interior, es hora que te des cuenta que no eres lo suficientemente maduro para afrontar los problemas, no eres ni valiente, te rindes, pierdes, no luchas.

¿Quién necesita algo así? Nadie, comprendelo de una puta vez, es mejor así, déjate de tonterías y se tú  mismo de una vez. Piérdete por las ideas de tu vida, no por los ideales de tu pensamiento. Me has decepcionado una vez más, una vez más...

jueves, 19 de febrero de 2015

Sum 41 - No reason. Su canción.

-      -   Antes de irte quería preguntarte ¿Puedes darme un último beso?

-       -  ¿Por qué me lo pones tan difícil?

-       -  No es nada difícil, es un solo beso, nada más. Si quieres dices “sí” y si no quieres dices “no”
-        - 
Y recuerdo aquel número de autobús que cogió antes de partir… pero no lo diré.

Recuerdo que me quede delante de ella mirándola a los ojos, mientras el autobús empezaba a arrancar, pero temía porque se fuera sin tan siquiera decirme nada… pero de una manera inesperada se acerco y me lo dio.

El último recuerdo que tengo de ella, su último beso antes de irse, esa pequeña risa que soltó entre el beso como intentando decir “este es mi último regalo” o “este es mi último adiós”

Todavía recuerdo las horas que pase en aquella parada, las veces que la acompañe a su casa, las cosas que me decía entre el trayecto del camino…

-        -  Hoy vas muy pijo ¿no?

-         - Qué va, qué va… bueno la ocasión la mereces, porque te estoy acompañando

-        -  Idiota, pero si tampoco hacía falta que vengas tan así “pijo”

Y me lo decía alguien que llevaba DC (la marca de zapatos y ropa. No digo que sea de pijos, pero caro es un rato)

-         - Bueno buen, ya sabes que me gusta vestir bien (guiño)

-        -  Es verdad, se me había olvidado (y soltó una sonrisa)

-         - ¡Hala! Ha soltado una sonrisa… mira me voy con algo bueno del día.

-         - Que tonto (dio un golpe en mi hombro)

Y pasamos minutos hablando de todas nuestras cosas, hasta que llegamos a su casa (he de decir que era la primera vez que la acompañaba a su casa) Estuvimos hablando en su portal durante un tiempo hasta que nos despedimos.

He de decir que en ese entonces no me gustaba, éramos amigo con sus tonteos y tal… pero poco a poco empezó a clavarse en mi cabeza, por ciertas razones.

1ª Siempre me hablaba ella.

2º Se preocupaba por mí.

3º Me contaba sus cosas con toda confianza.

Y  más cosa que ahora mismo no quiero acordarme, pero esas eran las más importantes.

Recuerdo un día que solo hablábamos por twitter (MD) hasta que me quede dormido y no la conteste su reacción fue la siguiente. ¡Ojo! Toda esta conversación sucedió por mensajes de móvil, de los que cuestas.

-         - ¿Qué ha pasado? ¿Por qué no contestas? 

-         - Perdona me había quedado dormido y no escuche el sonido de las notificaciones

.    - Pero dentro de un rato, si no me quedo dormido otra vez, me iré al ordenador.

-         - ¡Vago de los huevos! ¡Levántate a estudiar!

-         - Ehhh ni una más, ni una más jajajaja

-         - ¡Dios! Me gusta ver y escuchar eso, ya lo sabes.

-         - Lo sé, lo sé jajaja y lo escucharas más seguido.

Tiempo después nos veíamos en el instituto y las cosas iban bien, le hacía cosquillas (algo que le gustaba), me abrazaba, me pegaba (de una manera cariñosa)


Hay cosas que es mejor guardar, como historias, secretos, recuerdos…

miércoles, 11 de febrero de 2015

Anillo de recuerdo con sangre en los dedos.

Me deje los nudillos en aquella pared ensangrentada por mis golpes, mientras por mis mejillas recorrían varias lagrimas, lagrimas de “estoy destrozado una vez más” había visto algo que mucha gente me había dicho pero ciego de mí no lo quiso ver así. Me encuentro sentado en un banco llorando como si de alguien especial haya muerto para mi… pero no ha muerto simplemente era especial pero me ha dejado el corazón hecho pedazos una vez más.

Cuando aprenderás (nombre cualquiera) que la vida no se basa en dar, dar y dar, es tu momento de recibir algo por lo menos aunque solo sea un poco pero no te conformes con esa nada más. ¿Te acuerdas con quince o dieciséis años que también te dejaste los nudillos por aquella chica que se iba lejos de ti? Pues sí te acuerdas perfectamente porque le diste tu anillo algo que ella te había pedido antes de marchar.

Todo empezó por tuenti (una red social que se utilizaban en aquellos tiempos)

Ella - ¡Hola! ¿Qué tal?
Él ­­­- ¡Buenas! Muy bien y ¿tú?
Ella – Pues igual que tú jajaja J
Él – Me alegro mucho, de verdad.
Ella - ¡Oye! Qué dentro de unos días me voy a otro país… y quería saber si tienes algo para mí o si me tienes que decir algo.
Él – Pues eso depende… ¿Qué te gustaría que te regalara para que me recuerdes? Creo que si tengo algo que decirte… pero por aquí no me gustaría decírtelo, será mejor en persona.
Ella – Pues he visto que llevas un anillo y varias pulseras… no sé, tal vez tu anillo estaría bien. ¡Vale! Mañana a la salida me esperas y me acompañas y hablamos ¿vale?
Él – ¿Mi anillo? No sé, no sé me lo pensare jajajaja además te recuerdo que me quitaste una pulsera ehh. Vale, mañana a la salida te lo digo.

Y la conversación siguió sin nada más importante, pero lo que no sabía nadie que aquel chico tenía varias problemas no en casa, si no con otra  chica, aquella chica era especial, sus mismo gustos musicales y más cosas… pero hablado con ella descubrió que él no le interesaba que le gustaba otro chico de la rabia que tenia empezó a pegar a la pared más cercana con tan mala suerte que le dio con el anillo y el nudillo empezó a sangrar y a dolerle, pero no hizo gesto alguno de que le doliera lo que le dolió fue que la chica que le gustaba le haya roto el corazón.

Se quito el anillo lo limpio pero todavía había un poco de sangre pero nada importante, mientras que el nudillo estaba sangrando y poniéndose un poco verde. Se levanto y fue a por hielo, alcohol, algodón y una venda, se lo curo el solo dado que no quería que nadie se enterara de lo que había pasado así no se preocupaban por él.

Al día siguiente se levanto con una leve sonrisa, pero el día resulto ser gris para él, fue hacia el instituto sin razón aparente dado que la chica que le gustaba estaba ahí también y tenía que verle todos los días en adelante, pero él no se acordó de lo que la otra chica le había dicho ayer así que él no tenía cabeza para nada, se olvido de darle el anillo a ella y de decirle lo que sentía.

Llego a casa y se acordó, le hablo…

Él – Hola…
Ella - …
Él – Lo siento mucho de verdad, se me olvido todo lo que tenía en mente, de verdad lo siento mucho.
Ella – No te preocupes ya da igual, pasado mañana me marcho y ya está.
Él – De verdad que lo siento mucho, mañana quedamos y te lo doy.
Ella - ¡No! Déjalo…
Él – En serio no quiero que te vayas con las manos vacías.
Ella ya escribió nada de nada.

Al día siguiente se levanto al igual que el día anterior sin risa alguna  y pensó “¿Esta mierda de día se puede arreglar?”
Pues a la salida la vio despidiéndose de todas sus amigas con lagrimas en los ojos, valiente de él fue hacia ella y le entrego el anillo le dio un abrazo y al oído le dijo…
Él – Lo siento por lo de ayer, pero tenía muchas cosas, quiero que te vayas con esto. Y le dio un beso como  nunca se lo había dado a nadie, acto seguido se fue sin mirar atrás…

Años después le contó la verdad y de su amistad no se sabe nada, solo que los dos tienen un buen recuerdo.                 

jueves, 5 de febrero de 2015

Perdón y gracias "Yo del futuro".

¡Hola! Te escribo esto “yo del futuro” para decirte que a medida que va pasando el tiempo te habrás equivocado miles de veces, habrás buscado respuestas a preguntas que nos hicimos de pequeño. Ciertas preguntas ya sabrás las respuestas pero de la mayoría seguirás buscando más respuestas.

En todo el proceso de la niñez y de la adolescencia hemos pasado por varios momentos complicados, pero no nos hemos rendido y hemos seguido hacia delante, hemos llorado, hemos peleado y hemos sufrido… pero eso nos ha servido para darnos cuenta que levantarse es una de las mejores maneras de seguir luchando por nuestra felicidad.

Hemos conocido a varias  chicas a cada cual peor que la anterior, pero no todas son así, simplemente que no ha aparecido la chica que de lo mismo que tú sueles dar, pero sé que la encontraras y serás feliz, tendrás hijos y una buena familia (espero) pero de momento estoy viviendo la vida cada hora con sus minutos y segundos.

Ahora mismo estás en una duda muy grande que no sabes cómo va a terminar, he encontrado a una chica que está dando todo por mí, mientras que la otra no da nada de si… y te preguntaras “¿Por qué no te quedas con la que está dando todo por ti?” simplemente porque tengo hecha una promesa y ya sabes que somos hombres de palabras.

Pero trataré de elegir bien para que el proceso del futuro nos vaya muy bien, he de decirte que poco a poco me estoy cansando de aguantar tantas tonterías y de que me hagan el lío como si yo fuera un tonto. Algún día se dará cuenta que ha perdió una parte de su bienestar.

En el proceso de la adolescencia hemos dicho que no nos convertiríamos en “aquellos” chicos, pero es inevitable cambiar… pero no hemos cambiado por seguir la moda, no, hemos cambiado porque hemos querido nosotros mismos. Espero que a medida que va pasando el tiempo estemos cambiando para nuestro bien y no para el de los demás.

Espero que leas esto y digas “tranquilo, hemos dado con la que realmente merece la pena. Hemos conseguido nuestras metas y hemos tenido la familia que hemos querido”

Te pido perdón por los errores cometidos, por las decisiones mal tomadas y por los caminos mal elegidos. Créeme ahora mismo lo estoy dando lo mejor de mí, pero hay veces en el cual la vida nos supera, espero que tengas los años que tengas me sepas perdonar… que perdones a este adolescente que dice tener las ideas claras pero realmente no las tiene, que me perdones por hacer daño a alguien cuando hemos dicho que no le queremos hacer daño.


Bueno… aquí es todo lo que te puedo decir ahora mismo, tal vez me haya guardado algo pero es mejor así. Espero que te vaya todo muy bien en ese futuro feliz que espero tener, un placer y un fuerte abrazo “yo del futuro”.

lunes, 2 de febrero de 2015

Un punto y seguido.

He de decir que he visto a personas llegar a morir por otras, he visto matar por amor, hacerse daño por el simple hecho de amar.

Todo es un suceso de infortunios o que se llevan a cabo por la palabra “amor" o por el sentimiento de amar.
Si alguna vez llegas a amar hasta tal punto de matar, de hacerte daño o de sufrir mentiras dichas por una boca sucia, ese día te puedes dar por perdido.

Si en tu vida alguna vez has amado o querido a alguien nunca llegues a estos extremos, simplemente por el hecho de que no serás feliz. Puedes pensar que esa persona es la indicada para ti y sí, tal vez lo sea pero antes debes de ver sus acciones hacia a ti.

¿Alguna vez ella o él ha dado sus horas por ti? ¿Alguna vez ella o él te ha dado tu mismo cariño? ¿Alguna vez ha sido la primera o el primero en decir que tiene novio o novia? 
Por estas cuestiones uno puede llegar a pensar que la otra persona no siente nada.

Pero en este juego el que pierde es el que llega a enamorarse hasta el punto de sentir celos por todo lo que haces, dices y piensas. Pero ojo, si eres tú el que sientes ciertos celos eres un puto crío o cría por sentir celos donde no los hay...

Pero también he de decir que todo está hecho a medida para que te des cuenta de que todo no es tan real como en las películas, series o incluso dibujos.

Con lo bien que vendría tener el mismo cariño que das, las mismas palabras dichas por la boca perfecta, los mismo sentimientos por tu media naranja. Pero no, la vida te enseña que todo no puede ser así, te enseña que la realidad es mucho más difícil en este mundo cruel.

Te enseña que las chicas prefieren un tío “canchas" a un chico que le de cariño, te enseña que los tíos prefieren una chica delgada y qué esté “buena" antes qué a una chica que le de cariño y que tenga las ideas claras.

He de deciros que en esta sociedad todavía queda gente contraria a ellos, todavía hay gente que prefiere los sentimientos que la apariencia exterior.

Por último tengo que decir que si tenéis novio o novia dad el mismo cariño que el que os dan ellos  nunca des más, si no dan cariño tampoco des tú, simple y sencillo.