lunes, 9 de noviembre de 2015

La chica de la sonrisa perfecta.

La conocí mediante un cantante que tenemos en común, él le dio un RT y vi su perfil, la foto de perfil me gustó, era entre misteriosa y colorida una mezcla extraña.

La seguí y al poco rato me siguió ella.

Con dos cojones la hablé por MD (mensaje directo) para conocerla.

La chica realmente es muy guapa, (bueno...guapa es quedarse corto, es increible, sí, ese es el adjetivo) la mayoría de tíos no sé dan cuenta que tienen un diamante cerca suyo.

Aquella chica de la sonrisa perfecta, pelo largo castaño, las gorras le quedan DE PUTA MADRE, el piercing en la nariz le da ese toque de rebelde.

Le gusta el baloncesto, por esa razón suele llevar camisetas de ese deporte, es alta dado que habrá jugado a ese deporte, sabe vestir, atenta, borde, alegre...y más cosas, para eso hay que conocerla porque tiene mucho que dar.

Hablamos durante unos días y me resulto una persona increíble, nos dimos los whatsapp y hablamos por ahí.

Me envió un audio, desde aquel momento sabía que lo necesitaba era llamarla y escuchar ese acento del norte y del sur mezclados, era...buah...no tengo palabras clasificatorias.

Esa risa que la saqué con una tontería.

Me quedé tonto, más si es posible.

Me enteré que vive al sur de Madrid algo que me jodio bastante, pensé que era de Madrid para poder irla a ver todos los dias si hace falta.

Una pequeña tristeza invadió mi cuerpo, pero no por mucho tiempo. Pensé en positivo, por lo menos puedo llamarla y escuchar su voz.

Chica de la sonrisa perfecta, si lees esto me gustaría volver a escuchar tu voz y volver a hablar contigo, un día, una noche, un minuto, una hora.