lunes, 10 de octubre de 2016

Los puntos suspensivos...

Dos corazones se encuentran en un puente circulando por vías de distinto sentido.

Un chico y una chica caminan sin motivación y mirando hacia el infinito.

Sus pasos están compenetrados, sus corazones laten al mismo ritmo, un ritmo que lo podremos denominar lento y doloroso.

Él, pasa por su izquierda siguiendo recto sin ver nada de su alrededor.

Ella, pasa por su izquierda con la mirada fija en sus pasos seguido de rastros de lágrimas que caen por su mejilla.

Él, es incapaz de llorar, lo dejó todo en su habitación cuando se enteró de que la chica con la cual mantenía una relación muy larga le engañaba con otro.

Ya no tenía el más mínimo amor en si mismo, no tenía esperanza, no tenía sueños, no tenía ni ganas...
Aquella chicas se estaba ahogando en su cabeza con todo lo sucedido, la confianza se rompió tanto en si misma como en sus seres queridos por culpa de un falso amor.

Él no podía más con el dolor, quería llorar más pero le era imposible, verle la cara demacrada de no dormir en días, de no comer nada, de no ver casi la luz del sol.

Ella quería morirse por haberle entregado su corazón, sus días, su felicidad, su vida... vida que dejó de existir cuando él le dijo - Te he utilizado -

No, joder no...esto no puedes pasar, soy frágil con estas cosas, me has roto por completo.

Sus ojos vacíos lo decían todo, cayó al suelo sin tiempo a reaccionar.

En su mente recuerda todo continuamente, es un recuerdo vivo, duele tan siquiera pensarlo, duele el escribir los sentimientos.

Todos hemos pasado historias así o hemos escuchado historias así.

No dejéis que ellas/ellos decaigan, uno de todos dejará de latir y dejará un vacío en este mundo.

Ayudad a las personas destrozadas, en un futuro os lo agradecerá