lunes, 30 de enero de 2017

La Bestia Domada.

El invierno esta apunto de desaparecer, los cerezos empiezan a florecer.
El viento trae una leve brisa que consigue soltar de aquel cerezo unas cuantas hojas.
"Caída libre" pensé, salto al vacío puede ser, pero reposaban lentamente sobre la hierba seca.

La bella empezó a caminar sobre los pétalos de los cerezos, con los pies descalzos.
La
Bella
Buscaba
Su
Bestia.

La bestia hablaba con su ser interior diciendo...

Sigo enfrascado en mis ideas, sigo luchando contra el vacío de mi ser.
Espero que llegue el invierno.
El invierno me mantiene en esta realidad dolorosa, mejor dicho, en este amor doloroso.
El frío consigue sacar las penas de mi ser, los recuerdos reprimidos por el dolor.
Aquella parada, aquel beso, último abrazo y lo que más duele...el último adiós.
Una bestia enamorada de una reina, vaya putada que haya sido la reina mala de todos los cuentos.

La
Bestia
Desconfiada
No
Quiere
Amar

Son pequeños recuerdos que a su vez dan golpes fuertes.

Puede que vuelva a creer en alguna reina o en alguna princesa, necesito quitarme este titulo de Bestia.

Solo
Quiero
Sentirme
Querido

La voz empezaba a romperse
Las manos empezaban a temblar
Y ella solo había esbozado una leve sonrisa seguido de un "Hola"

Una palabra sirve para tranquilizar a la bestia.
Aquella bestia estaba desatada en este mundo lleno de  heridas, la mayoría que no ven el daño ajeno, solo el daño propio (producidos por ellos mismos).

Empezó a contar cada cicatriz de su cuerpo, ella, con cara de dolor noto que  que cada cicatriz tenía una historia muy dolorosa.
Puso esa cara de curiosidad y estuvo a punto de preguntar por cada unos de ellas, no fue capaz de preguntar nada, tenía la duda que si preguntaba volvería a despertar a la bestia que estaba mansa.

La luz del día empezó a tornarse oscura, ella, vio a aquella bestia dormida, no era una bestia (en si), era una persona más destrozada por las cicatrices hechas por ellas.

Se dio cuenta que solo necesitaba un poco de amor, de ese cariño que nadie le había proporcionado en la adolescencia. Solo quería enamorase de alguien y sentir el mismo afecto.

En aquella cama se despertó la bestia, y con mirada preguntándose '' ¿Dónde estoy?'' Ella la abrazo y le dio un beso con los ojos cerrados, aquel hombre fue capaz de cerrar los ojos por primera vez ante un beso.